Leído

AFI, UN MUNDO OSCURO

Polémica: Tras la venta de Edenor, advierten por el binomio Lingeri-Majdalani

Mar, 29/12/2020 - 5:24pm
Enviado en:
Por Urgente24

Tras la venta de Edenor, el periodista Carlos Pagni volvió a pegarle al sindicalista José Luis Lingeri, secretario general del Sindicato Gran Buenos Aires de Trabajadores de Obras Sanitarias (SGBATOS).

José Luis Lingeri
lingeri.jpg
José Luis Lingeri, en la mira del periodismo.
Contenido

Mucho revuelo generó el editorial del periodista Carlos Pagni en Odisea Argentina (LN+) anoche (28/12).

El comunicador volvió a arremeter contra el secretario general del Sindicato Gran Buenos Aires de Trabajadores de Obras Sanitarias (SGBATOS), José Luis Lingeri, por un dato sobre el que insiste:

"En este contexto, donde se anuncia que el atraso tarifario va a seguir adelante su curso, tuvimos este lunes una noticia bastante rara, curiosa, que ya ha desatado la suspicacia, el afán investigativo de Elisa Carrió. Me refiero a la venta del 51% de Edenor, que es la distribuidora eléctrica más importante de la Argentina, probablemente una de las más importantes de Latinoamérica. Se lo venden a un grupo integrado por varios próceres: José Luis Manzano, Daniel Vila y Mauricio Filiberti, que es el dueño de la principal empresa de cloro del país, extraordinariamente ligado a Aysa, porque es su principal proveedor. Y todo lo que está ligado a Aysa está ligado a Mr. Cloro, a José Luis Lingeri, el sindicalista tan integrado a los servicios de la inteligencia del gobierno anterior, sobre todo a Silvia Majdalani. Dicen que, como siempre, Lingeri está medio escondido por esa propensión al espionaje, bien escondido detrás de Filiberti. No debe ser cierto. ¿Un sindicalista puede tener tanta plata como para comprar una empresa de esta dimensión?".

El 25 diciembre de 2019, La Nación publicó una entrevista a Omar Suárez, 69 años, "ícono del sindicalismo más cercano a Cristina Kirchner, después de haber pasado tres años y nueve meses detenido con prisión preventiva".

Allí, el exsecretario general del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) contó cómo fue el momento en que intervinieron el sindicato: "Me acuerdo que estábamos comiendo un jamón con queso y llegó Gladys González (primera interventora del Poder Ejecutivo en el sindicato] acompañada por José Luis Lingeri [titular del gremio de Obras Sanitarias). Entonces Lingieri me dijo que me tenía que ir. Yo le respondí que no había problema, pero que quería antes hacer un inventario de todo lo que había. Linigieri me dijo que no, que el Presidente Macri no quería problemas, y me pidió que me vaya porque si no me iban a meter preso".

Consultado sobre si volvió a hablar con Lingieri, respondió: "No lo vi más, pero era un hombre frecuente en la Casa Rosada en ese momento. Cuando asumió Alberto estaba escondido atrás de la cortina, no estaba en el balcón (del Congreso). Fijate que las causas que lo podían involucrar nunca avanzaron. Cosas de la vida".

Pagni, a su vez, agregó en otros editoriales: "Lingeri, "Mr. Cloro", un sindicalista íntimo de Majdalani. Y unido a Canicoba por la amistad común con Mauricio Filiberti, el mayor proveedor de cloro del país".

Infobae también habló de él en agosto de 2017: "En el bar, dentro de las una de las galerías del Hotel Alvear se juntaron en una mesa varios hombres de negocios mientras se desarrollaba el Council of The Americas. El tema era la embestida de Mauricio Macri contra los sindicalistas históricos, sobre todo luego de la marcha de esta semana. "El Caballo Suárez fue el primero de la lista -se recordó sobre las denuncias- pero de acuerdo a lo que me contó ayer un alto funcionario el próximo será 'Mr Cloro' por su relación con el caso Odebrecht que investiga el juez Sebastián Casanello", comentaron. El empresario hacía referencia a José Luis Lingeri, a quien llaman así en el mundo sindical. Llegó a manejar el gremio de Obras Sanitarias de la Nación cuando Carlos Menem decidió privatizarla y todavía sigue a cargo del gremio. Quien hacía el comentario, contó que es probable que en los próximos días Lingeri sea llamado a declarar en la causa en la que se investiga al ex director de AySA Carlos Ben y a su grupo familiar por la construcción de dos plantas de la firma estatal de saneamiento, una de ellas a cargo de la firma brasileña que generó el Lava Jato. "Ben, es íntimo amigo de Lingeri y fue puesto por él como presidente de la empresa AySA luego de que Néstor Kirchner decidiera echar al Grupo Suez de la Argentina en el 2006. Lo curioso, agregó, uno de los presentes, es que Lingeri haya estado de acuerdo con la privatización de los 90 y luego con la estatización "algo que no se entiende", dijo el empresario. Las sumas millonarias que demandó la obra están bajo sospechas y desde la Justicia consideran que los fondos "ilícitos" habrían "derivado en un importante sobreprecio de la planta potabilizadora" y en consecuencia "en el incremento patrimonial de sus ex directivos". La intervención del Gobierno en el gremio sería una de las posibilidades, tal como se hizo con Gladys González en el gremio de los porturarios para poner tras las rejas a Omar 'El Caballo Suarez', el primer sindicalista preso del Gobierno de Mauricio Macri".

Tras el triunfo de los Fernández en 2019, Pagni graficó la interna sindical y los encontronazos de Lingeri con Hugo Moyano en medio del armado del Gabinete Nacional: "José Luis Lingeri de Aguas Argentinas, quien ha ocupado formal o informalmente las cajas de las obras sociales desde hace tres décadas, quiere poner al superintendente y manejar esa caja de las obras sociales. Al parecer Lingeri querría poner ahí al abogado José Pedro Bustos, que ya ocupó un lugar en la época de Capaccioli, que terminó rodando por las relaciones con las empresas proveedoras de efedrina, que alimentaron la campaña de Cristina en 2007. Lingeri quiere poner a un amigo de Capaccioli en la Superintendencia de Salud, pero tiene dos dificultades: hay dos sindicalistas, entre ellos Moyano, que temen por las relaciones que tuvo Lingenri con Silvia Majdalani, la segunda de la AFI, y porque mantienen una relación estrechísima. Algunos dicen que toda esa persecución durante el gobierno de Macri vino desde la AFI, entonces se preguntan por la relación entre Lingeri y Majdalani. Lo que vuelve loco a Lingeri, quien dice que jamas espiaría a un compañero. El otro problema es que dado que fue tan gravitante en el manejo de las obras sociales, desde la CGT quieren cambiar de representante y poner a alguien que pueda establecer más tensión con el poder".

Así las cosas, el mundo sindical vuelve a generar polémica.