Leído

INEXPLICABLE

El Corcho es el nuevo fantasma de Verbitsky

Lun, 08/02/2021 - 4:35pm
Enviado en:
Por Urgente24

Culpar al ex secretario de Comunicación Pública, Alfredo Scoccimarro, por el fracaso en la aplicación de la llamada 'Ley de Medios' equivale a hacerlo responsable por la derrota electoral del ex Frente para la Victoria, hoy Frente de Todos, una tontería importante la que comete Horacio Verbitsky.

Alfredo Scoccimarro.
scoccimarro.jpg
Alfredo Scoccimarro.
Contenido

Incómodo regreso de su descanso estival para Horacio Verbitsky, fundador y director del semanario digital El Cohete a la Luna, luego de la indemnización multimillonaria que le pagó Víctor Santa María en su desvinculación de Página/12.

El 'fuego amigo' que rige en el Frente de Todos es incómodo para quien prefiere el intercambio con el adversario ideológico y considera que la 'chicana' doméstica es perder el tiempo cuando hay una supuesta revolución en marcha.

Verbitsky no reconoce fracasos propios ni de la fuerza partidaria con la que se identifica, y siempre debe encontrar culpables identificables para cada percance. Le fascina la conspiranoia.

El periodista Alfredo Scoccimarro es el más reciente objetivo del  presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales, aunque es probable que sea una crítica de hombre de negocios a hombre de negocios.

Con el subtítulo "Un corchazo", se lee:

“El problema es cuando los funcionarios ven al hombre de negocios con el que deben discutir como su posible futuro empleador”, dice una de las personas involucradas en estas discusiones dentro del oficialismo. Menudo fenómeno, que no se circunscribe al gobierno de Alberto Fernández.

Néstor Kirchner le confió al encargado de prensa de Julio De Vido, Alfredo 'El Corcho' Scoccimarro, la vocería presidencial, responsabilidad en la que fue confirmado por Cristina, quien le asignó la jerarquía de Secretario de Comunicación Pública. 

Desde allí obstaculizó la aplicación de la ley audiovisual, con el argumento de que era más fácil negociar con los responsables de cuatro grandes operadores que convocar a los concursos que preveía la ley para otorgar las nuevas licencias, lo cual desvirtuó un instrumento concebido para diversificar la oferta mediática, con fuerte intervención estatal pero al mismo tiempo estímulo a la competencia de mercado. Si alguien se pregunta por qué El Corcho es el único funcionario tan próximo a ambos Presidentes que no ha sido objeto de acoso mediático y judicial, ahí tiene la respuesta.

Más aún, Scoccimarro es el actual director periodístico del Alpha Group, del emprendedor Marcelo Fígoli. 

En una de sus radios, el ex hombre de confianza de Néstor y Cristina reunió a un lote enconado de periodistas en guerra de insultos contra el kirchnerismo: Eduardo Feinmann, Ángel Etchecopar, Fernando Carnota, Nelson Castro, Luis Majul, Jonatan Viale, Oscar González Oro y el incalificable cumbiero David Martínez, conocido como 'El Dipy'. 

Varios de ellos también integran el plantel de la señal de noticias por cable de La Nación, donde, según Jorge Fontevecchia, ingresó como aportante el ex Presidente Maurizio Macrì, cuyo libro 'Primer Tiempo' es un anuncio inequívoco."

Precisiones

Considerando que Urgente24 no tiene ni amistad ni vínculo alguno con Scoccimarro, no recibió propaganda gubernamental mientras él fue secretario de Comunicación Pública, ni la recibe hoy día cuando su lugar es ocupado por Juan Pablo Biondi, ni tampoco conoce a Marcelo Figoli, hay autoridad para algunas afirmaciones. Por lo menos 10:

** Scoccimarro nunca fue militante de ningún espacio político. Por lo tanto, sus servicios resultaron requeridos por sus empleadores, quienes podían renovarle o no su confianza.

** Scoccimarro no llegó por concurso ni por militancia. En 2003, Julio De Vido necesitaba que le redactaran un comunicado y recurrió a un empleado que estaba en el área de Ferrocarriles, lo hizo bien y quedó. Jamás alguien cuestionó su lealtad como funcionario. ¿Hay alguien más desconfiado que un Kirchner? El resto es historia.

** Que Scoccimarro no resulte cuestionado luego de haber sido funcionario probablemente tenga que ver con la amabilidad que un buen profesional puede mantener con sus colegas más allá de la coyuntura: 'Todo pasa' decía el filósofo de Sarandí. Un funcionario no debería llevarse mal con todos los que no opinan como él, al menos en una democracia representativa. Si los críticos de Verbitsky podrían llenar el estadio Maracaná, en Río de Janeiro, es un problema del citado columnista, no de Scoccimarro.

** Que Scocimarro no provoque interés en los multimedios críticos del Frente de Todos muy probablemente se relaciona con el limitado poder que él tuvo. En una Administración CFK, el poder era CFK, no Scoccimarro. De hecho, en tantos años es la primera vez que Verbitsky repara en su existencia.

** Que Scoccimarro no tenga los problemas judiciales de otros tiene que ver conque no tenía control de 'caja'. Si Grupo Clarín debía exigir que le pagaran publicidad del Estado ya cursada, no era Scocimarro quien decidía el pago.

** Que Scoccimarro tenga que volver a trabajar luego de haber sido funcionario público, habla bien de él. Es lo que debería ocurrir con todos los ex funcionarios públicos. Al menos de quienes no se enriquecieron en su gestión.

** El citado Fígoli acaba de encontrarse con el gobernador bonaerense Axel Kicillof y el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa; y horas después, con el intendente de Tigre, Julio Zamora: ¿serán las próximas víctimas de Verbitsky en esta 'mancha venenosa' que él está jugando? 

** Los negocios de Fígoli -junto a quien era por entonces su socio, Daniel Finkelstein- en los días de Scoccimarro funcionario público, consistían en organizar eventos musicales a cargo de Fenix Entertainment tanto para Ciudad de Buenos Aires como Nación y varios gobiernos provinciales. Nunca Scoccimarro fue quien lo contrataba.

** Considerando la cantidad de medios oficialistas que hay, y que incluyen a El Cohete a la Luna, todos pendientes de la publicidad gubernamental, es obvio que crear un medio opositor es interesante. Julio Ramos enseñaba en Ámbito Financiero, "si todos dicen blanco, digamos negro, al menos para que nos lean". Al final de cuentas, en los comicios 2019 no hubo tanta diferencia final entre quienes ganaron y quienes perdieron.

** Sorprende esta novedad de Verbitsky preocupado porque hay medios que permiten a sus periodistas castigar duro a los funcionarios. ¿Resulta que del Lawfare estamos pasando al Low Profile? A este paso terminaremos en el "No peguen que soy Giordano".

El candidato

Ya que estamos con Verbitsky, él recuerda que el precandidato presidencial 2023 de La Cámpora es Axel Kicillof, no Máximo Kirchner.

"Ese plantel presenta al Presidente como una marioneta manejada desde el Instituto Patria y a La Cámpora como un pacman implacable que devora todo lo que se le pone en el camino y cuya meta sería coronar a su líder como Presidente. Para llegar a ese resultado estos agitadores del micrófono tienen que combinar las reglas del ajedrez con las de las damas y las de las artes marciales mixtas tal como las concibe la UFC. Valen hasta los rodillazos en los genitales. La única duda es si conocen la realidad y no les importa o si lo hacen de puro ignorantes. 

En cualquier caso, lo que los guía es el ideologismo y el prejuicio. Cuando Majul afirma que sería muy peligroso que el diputado Máximo Kirchner alcanzara la presidencia en 2023, ¿ignora que La Cámpora ha comprometido su apoyo para que Axel Kicillof lo intente, tal como hizo a partir de 2018 para impulsarlo a la gobernación bonaerense? ¿O lo sabe y se ne frega?

En cualquier caso, el gobernador es otro blanco de preferencia para la demolición, como todo aquello que tenga alguna relación con la Vicepresidenta. Y desde hace días se viene anunciando para el jueves 11 una nueva algarada policial como la de septiembre pasado. Siempre sobrio, Sergio Berni dijo que “si me toman una comisaría, voy y los saco a los tiros”. ¿Remember Alais?"